La otra felicidad


Ayer me preguntaron que si yo, ahora, era totalmente feliz. Nadie es totalmente feliz y menos si se cuestiona la vida milimétricamente cómo lo hacemos «los nerviosos». Necesitamos siempre saber más o saber algo nuevo, saber más, siempre te sitúa en una realidad más aplastante que la que vive el resto.

Ayer me preguntaron que si yo, ahora, era totalmente feliz…y yo contesté que no. Yo no necesito ser 100% feliz, porque eso no es real, la vida también es todas las conversaciones incómodas que no quieres tener, pero debes. La clave de soportar lo insoportable está en la tranquilidad.

Esta semana una compañera de trabajo, con bastante más experiencia en estrés y situaciones límites que yo, me recordó lo joven que soy y la urgencia de estar tranquila para procesar las cosas y lo desaprovechada que está mi alegría característica, cada vez que me acelero.

Ayer me preguntaron que si yo, ahora, era totalmente feliz y a mi me pareció que «totalmente» era una medida demasiado aburrida y lineal para una vida. Ya saben que contesté que no, pero añadí, que jamás he sido totalmente feliz sin más peros, lo que sí he tenido son muchos momentos de felicidad plena, que revivo mentalmente y me reconforta haber pasado por ese día, por ese lugar, por esa persona, ese libro, esa canción…ese momento vivido y ese recuerdo si es felicidad plena, acotada en el tiempo, pero plena.

Todos esos momentos, son posibles porque somos capaces de vivirlos y somos capaces de vivirlos porque estamos tranquilos, así que yo finalicé mi respuesta con: yo no quiero vivir lo más feliz posible, quiero vivir lo más tranquila posible.

La felicidad, no es lo que nos pasa, es cómo interpretamos lo que nos pasa. ¿Quién puede interpretar favorablemente todas las cosas buenas que le ocurren si vive intranquilo y lleno de miedos?

Foto: mis pies en un lugar, que me aporta tranquilidad total en cualquier momento del año y al que corro desaforada, cuando tengo las reservas de tranquilidad, por debajo del mínimo.


2 respuestas a “La otra felicidad”

  1. Increíble, te lo copio, te lo robo, me lo quedo, me siento muy identificado, lo paso a masculino, me lo adapto y algun momento lo pondré en mi muro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *