Hacerlo bien


Si la memoria no me falla, su nombre es J.C. y se acababa de encontrar con un amigo de la infancia. Su amigo le recordaba perfectamente, J.C. tenía que hacer más esfuerzos. Ambos vivieron su niñez en un barrio popular de la isla y a ese barrio, los padres del dueño de las siglas, trajeron familiares desde el Sahara. Eran los años setenta, ser saharaui podía parecer exótico, pero más bien, era peligroso, tanto fue así que el amigo de J.C. le invitó a buscarse cicatrices en el brazo, pero no tenía, ni recordaba. Esas posibles cicatrices, nacen del día en que los niños saharauis bajaron a jugar con los demás niños y recibieron una oleada de hostilidad a pedrada limpia, uno de los tiradores, es el que ahora recordaba con pelos y señales toda la historia.

J.C. bajó de su casa solo, enfurecido y siendo sólo un niño se enfrentó a todos sus amigos y todo su barrio, por defender a sus primos, recibiendo algún tenique, pero parando en seco una injusticia. Era sólo una persona, sufriendo y haciendo justo lo opuesto a lo que hacía feliz a la mayoría. Su amigo, dijo mascullando: “Cuando una sola persona hace algo bien, es cuando te das cuenta de que todos estamos haciendo algo mal”

Yo apunté la frase en el móvil nada más escucharla, sabía que algún día la iba a usar para escribir. Así paso mi vida, acribillada a sutilezas, parece genial pero no lo es. Cada vez que te parezca que no me entero de algo, yo lo he sentido, lo sé, lo oí, si no está muy lejos, también lo vi y ahora, lo estoy procesando. Cuando salgo de casa y vuelvo, para mi cuerpo han pasado cuatro horas, para mi mente cuarenta. Podré tener un cuerpo sedentario, pero lo compenso con una mente totalmente fitness, que no para de ejercitarse sola, ni cuando duermo.

Hacer las cosas bien, aparenta fácil, pero no lo es. Nuestro ego, aburrimiento, envidia (sí, léelo y asúmelo, porque es así) o resumiendo, nosotros pensando sólo en nosotros mismos, lo complicamos bastante. Todo el mundo, se ha dado en algún momento, un baño de gloria, cuyo precio es el pellejo entero de otra persona, cuando lo hiciste ¿Pensabas en esa persona o sólo en ti? Pensar sólo en los demás, no es bueno, ponerse momentáneamente en su lugar, es básico, pero hacerlo implica contradecir el mensaje de la taza motivacional que te han regalado en reyes.

La sociedad actual, es un atrezo, que te obliga a ser asquerosamente feliz para aceptarte en ella, no serlo, no pega con nada y menos con Instagram. Tener un día, una semana o un año malo, es real y es humano. Las fotos de tu vecina con su novio nuevo, para que su ex marido las vea, mientras ella pasa la noche comprobando si está en línea, no son felicidad, son un revólver en la boca. Tu vecina está, en atrezo feliz, pero vacía de vida y llena de ira, tu vecina y prácticamente toda la sociedad.

Hacerlo bien, es una pausa al impulso, es detenerte a pensar, es pedirnos paciencia, precisamente ahora, que los audios pueden escucharse a 2X. J.C. recibió una lluvia rocosa y dio una lección porque eran los años setenta, esa misma situación hoy, sería un vídeo viral, subido a las redes por un testigo inerte, que sumará a la descripción del vídeo #injusticia, #racismo y dependiendo de la hora, quizá cuele un #sunshine.

Haz las cosas bien, quiérete, joder, ¿Cómo no vas a quererte?…tira esa taza, tienes que quererte sin ella. Sin embargo, ponte al menos veinte segundos en el lugar del otro, entristécete, no es eterno, la alegría vuelve y no por las tazas, ni los vídeos motivacionales de tiktok, vuelve, porque aunque sea tarde, has hecho las cosas bien.

Canción: Mientras todos ofrezcamos el corazón en nuestras actitudes, aunque sea mil veces en la misma dirección, podrás cansarte y herirte, pero nada está perdido, lo estás haciendo bien.


2 respuestas a “Hacerlo bien”

  1. Hacer las cosas bien,con el corazón y con el el estómago.Hacer las cosas al 100×100 me dijeron hace poco no vale la pena,porque la gente no lo merece y uno se agota.Las cosas o se hacen bien, o no se hacen,porque al final nos guste o no somos una cadena,y si cualquier pieza de la cadena no funciona la bici no gira,el mundo no funciona.Así que si nos tiran piedras,las cogemos y hacemos una casa protectora.Gracias por tu labia pequeño ser alado.
    Me encantas

  2. ¿Te lo dijo el doctor? Porque gracias a mi labia, el doctor me deja salir sin camisa de fuerza…
    Pronto voy a verte…en avión, no me fío de mis alas.
    Besos, abrazos, tranquilidad y buenos alimentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *