¿Quién puede entender los mil hilos que unen las almas de los hombres y el alcance de sus palabras?

Nada. Carmen Laforet

  • Hablar de vida

    La muerte, es consecuencia directa de nacer y así, tenemos que enfrentarla. Ya que estás, algún día, te irás. Yo no vengo aquí, a hablar de muerte, vengo a hablar de vida. Yo llegué al hospital a los quince minutos de que escuchase, una noticia terrible, con muy poca salida o más bien ninguna. La…

    La cuentista
  • Cualquier día

    Yo no creo en los “días de”, todos los días durante veinticuatro horas, son un día. El día de tu cumpleaños, puede ser un error del registro y llevas media vida festejando el día que no es. En base a esto, tienes trecientos sesenta y cinco días para enfadarte, enamorarte, despertar, dormir, ignorar, regalar, meter…

    La cuentista
  • Los plomos de Rosarito

    Hoy salí a dar un paseo y me senté en un bar, donde tomé la foto de este texto. Yo supongo que es un problema de atención, o no, pero según en qué época de mi vida esté, tengo la capacidad de evadirme por completo de una conversación que esté manteniendo, sin perder el hilo…

    La cuentista
  • El invernadero

    Uno sabe que está vivo cuando le duele algo, que es capaz de soñar, cuando duerme, que es capaz de dormir, cuando temporalmente no está despierto. Sabe cuánto quiere, cuando no puede soltarse, que está obsesionado, cuando lo piensa todo el rato, que está muy alto el volumen, cuando no puede oír nada más…uno se…

    La cuentista
  • La expectativa

    – Crónicas de la mesa contigua- Tiene entre cincuenta y sesenta años. No es de aquí porque se ha sorprendido de que la estrella Galicia, haya llegado a Gran Canaria. Comparte mesa con un señor de sus mismas características y sorprendido por lo mismo, son españoles, pero él, habla perfecto italiano con los camareros. Les…

    La cuentista
  • A mano

    Yo tengo una inclinación por escribir a mano. Siempre llevo en el bolso, la mochila o la maleta, una libreta de notas, por si me paro en algún lugar, escribir. Tengo la casa llena de agendas viejas, que nadie ha usado en el trabajo y yo las uso para escribir, sin seguir un orden. Siempre…

    La cuentista
  • La dosis

    La sociedad entera ha dado la espalda a las realidades. Hemos naturalizado ver guerras, matanzas, ejecuciones y que nuestras retinas apenas se resientan, incluso, en algún caso, brillan de puro morbo. Sin embargo, esas realidades no son las únicas que nos rodean, de hecho, son más numerosas las realidades que ignoramos a diario. Son más…

    La cuentista
  • Los panes y las veces

    Han sido demasiadas las veces a lo largo de mi vida. Las veces son, esas ocasiones en las que está a punto de pasar, pasa o no pasa algo, que luego recuerdas siempre. No sé ustedes, pero yo llevo un montón de veces ya. Las veces no las puedes evitar, tú no lo sabes, pero…

    La cuentista
  • -La vuelta al polen-

    Cuando llegué al trabajo esta mañana, aún era de noche. Tengo prisa por entrar y salir pronto. Tengo prisa y punto. Me dió igual ir, siendo mi segunda noche casi sin dormir porque empiezo a rumiar todo lo que tengo pendiente del trabajo, de la vida, de mi. Yo me he acostumbrado a vivir, surfeando…

    La cuentista
  • La otra felicidad

    Ayer me preguntaron que si yo, ahora, era totalmente feliz. Nadie es totalmente feliz y menos si se cuestiona la vida milimétricamente cómo lo hacemos «los nerviosos». Necesitamos siempre saber más o saber algo nuevo, saber más, siempre te sitúa en una realidad más aplastante que la que vive el resto. Ayer me preguntaron que…

    La cuentista